SEMBLANZA CURRICULAR

Mi foto
Nació en Cuerámaro, Guanajuato. DOCTOR EN ARQUITECTURA (2009), Maestro en Arquitectura (2000) y Arquitecto (1976), por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Profesor de asignatura en Posgrado en Arquitectura (FA UNAM), coordinador y ponente de diplomados en la DECAD FA UNAM, profesor titular en la Universidad Marista campus Ciudad de México, profesor invitado de posgrado por la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), conferencista, aficionado a la pintura, la música, la historia y la literatura; viajero empedernido, autor de la monografía histórica "Cuerámaro... desde los muros de una hacienda" publicada en la edición especial de la Colección Bicentenario (2010), Gobierno del Estado de Guanajuato,

martes, 8 de enero de 2013

UN RECORRIDO POR LA HABANA



 Colón descubrió la isla de Colba (Cuba) el 27 de octubre de 1492 y la llamó Juana, en honor del primogénito de los Reyes Católicos. En 1525, Fernando de Aragón la llamó Fernandina, nombre con el que fue poco conocida y siguió conservando el primitivo nombre de Cuba.
Su colonización comenzó en 1510, con la expedición de Diego Velázquez de Cuellar, cuando ya casi se había exterminado a la escasa población indígena de siboneyes y taínos.
Escudo concedido a la isla de Cuba en 1516

Una de las primeras villas españolas que se fundaron en la isla fue la de San Cristóbal de la Habana (1519), en una posición estratégica a la entrada de una tranquila bahía, ubicación que la exponía al constante asedio de los piratas y corsarios, por lo que una de las principales preocupaciones del gobierno español fue la defensa. De esa manera, en 1539 comenzó la construcción de la primera fortaleza llamada Fortaleza de La Habana o De la Real Fuerza. Su construcción estuvo a cargo del alarife Francisco de Aceituno.
En 1555 La Habana y su fortaleza fueron destruidas por el pirata francés Jacques de Sores.
La reconstrucción se inició a partir de 1558, pero había quedado en evidencia la ineficiencia defensiva de la fortaleza, por lo que sería necesario tomar nuevas medidas para fortificar la ciudad y la entrada a la bahía.

(Vista lateral la Real Fuerza. En la torre lateral destaca la silueta de la Giraldilla, símbolo de la Habana)

En 1589 se inició simultáneamente la construcción de dos nuevas obra para complementar la defensa de la ciudad y de la bahía: El Castillo de los Tres Reyes del Morro, ferente a la Habana, y el Castillo de San Salvador de la Punta, del lado de la ciudad.