SEMBLANZA CURRICULAR

Mi foto
Nació en Cuerámaro, Guanajuato. DOCTOR EN ARQUITECTURA (2009), Maestro en Arquitectura (2000) y Arquitecto (1976), por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Profesor de asignatura en Posgrado en Arquitectura (FA UNAM), coordinador y ponente de diplomados en la DECAD FA UNAM, profesor titular en la Universidad Marista campus Ciudad de México, profesor invitado de posgrado por la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), conferencista, aficionado a la pintura, la música, la historia y la literatura; viajero empedernido, autor de la monografía histórica "Cuerámaro... desde los muros de una hacienda" publicada en la edición especial de la Colección Bicentenario (2010), Gobierno del Estado de Guanajuato,

viernes, 3 de febrero de 2017

CUERÁMARO... la historia recuperada (4)



SEGUNDA ETAPA DE LA HACIENDA


A la muerte del capitán castellano don Juan de Villaseñor Orozco —con lo que se cierra la etapa fundacional, primera de las cinco en la que he dividido el devenir histórico de la hacienda de Cuerámaro—, sus propiedades pasaron por herencia a doña ISABEL DE MÉRIDA, su esposa en segundas nupcias. Más tarde, a la muerte de doña Isabel de Mérida, hacia 1580, la hacienda de pasó por sucesión a Gabriel de Villaseñor y María de Orozco.

GABRIEL DE VILLASEÑOR, MARÍA DE OROZCO Y GARCÍA DE CONTRERAS

María de Orozco, una de las hijas de Juan de Villaseñor y doña Catalina Cervantes de Lara y Andrada, había recibido la hacienda de Tupátaro como dote de su matrimonio con García de Contreras Figueroa.

Hacienda de Tupátaro (Fotografía de José Alcocer Figueroa, tomada de Internet)

En un documento que obtuve durante la investigación que dio como resultado mi libro Cuerámaro… desde los muros de una hacienda, se encuentran varios traslados de solicitudes relativas al trámite de posesión de los sitios heredados por Gabriel de Villaseñor y María de Orozco. El más antiguo, fechado en la estancia de Tupátaro el 14 de enero de 1582, lo presentan “Gabriel de Villaseñor hijo de Juan de Villaseñor y heredero suyo y así mismo Grª de Contreras Figueroa como conjunta persona de doña María de Horosco hija del dho Juan de Villaseñor...”

Consta en dicho documento que el corregidor Domingo de Mendiola nombró a Miguel Sánchez para que en nombre de la Real Justicia “vaya a las partes y lugares que le fueren mostradas por los dhos Grª de Contreras y Gabriel de Villaseñor y los meta en posesión de los dichos sitios de estancias contenidos en los dhos títulos...”

El mandamiento define que los sitios sobre los que se daba posesión eran los siguientes:

[...] los ayos Grande y chico y otro acapo que por nombre llaman Valle florido y otro Ytuato, y ansimismo de molinos contenidos en los dhos títulos y así mismo [...] tres estancias que están dende el Remanso del cerro de cuchicuato asta el cerrillo de San Gregorio por el Río turbio abajo. Y así mismo otra estancia que llaman Yestaro y otra de la Cieneguilla y otra que alinda con la estancia de yestaro el río arriba que son Los Sauzes y otra que así mismo linda con la propia estancia de yestaro de otra parte del rrio arrimados a unas lomas y assi mismo otras estancias, la una en los altos por cima de la de yestaro y la otra por cima de queramaro en los altos y laderas y otra q llaman Seruceo termino de Penxamo, con todas las caballerías de tierra y heridos de molino, y así mismo mando dar posesión de otras estancias contenidas en los títulos y mercedes fechas por el Yll.mo don Antonio de Mendoza […]

En el mismo documento se incluye un traslado de 4 de mayo de 1593, en el que Felipe II manda se de amparo y posesión de las tierras a María de Orozco y García de Contreras. En ese traslado ya no se menciona a Gabriel de Villaseñor, como en los anteriores, porque éste había muerto poco antes de esa fecha.

Traslado de 4 de mayo de 1593, en el que Felipe II manda se de amparo y posesión de las tierras a María de Orozco y García de Contreras.

La posesión le fue dada a García de Contreras el 25 de enero de 1596. Después de esa fecha las “Haciendas de vacas y ganado mayor de Ayo el Grande jurisdicción de la Nueva Galicia” fueron vendidas a Alonso Galván, vecino de Querétaro, con lo que se redujo sensiblemente la extensión de la hacienda fundada por Juan de Villaseñor Orozco.

Más tarde, según escritura de 11 de mayo de 1606, María de Orozco y su esposo García de Contreras Figueroa vendieron la hacienda de Cuerámaro por seis mil pesos de oro común, a Alonso Pérez de Bocanegra.

Declaración y reconocimiento de la compraventa que hizo Alonso Pérez de Bocanegra.

De acuerdo con la escritura, la operación comprendía

un molino de pan moler con sus haderezos y aparexos, y quatro sitios de estancia de ganado maior los tres, y el uno de menor que tenían el uno nombrado Yestaro, y otro los Sauces  y otro que está junto a él en las lomas que llaman las Margaritas y otro en el sitio que dicen de querámaro con otro llamado San Jerónimo constan de las caballerías de tierra de rriego questán en los dichos sitios y fuera de ellos en el valle de queramaro.

A partir de esa extensión, que abarcaba apenas una cuarta parte de la superficie del actual municipio de Cuerámaro, Alonso Pérez de Bocanegra y sus herederos formaron un latifundio que abarcaría la mayor parte de lo que es ahora el territorio de la municipalidad cueramarense. Eso sin contar las grandes extensiones que tenían en otras regiones de la Nueva España, como Querétaro, San Luis Potosí, San juan del Río, Apaseo...

Así se cierra la etapa de la sucesión, segunda en el devenir histórico de la hacienda de Cuerámaro, y comienza la de su expansión.


(CONTINUARÁ)

[Todos los artículos que se publican en este Blog Horario: consagrado a las horas, son de la autoría de Horacio Olmedo Canchola, y se publican como resultado de una investigación histórica independiente. Quedan reservados todos los derechos de autor y protegidos por las leyes nacionales e internacionales sobre el Derecho de Autor.]  



2 comentarios:

  1. Que magnífica información una gran felicitación a Horacio Olmedo Canchola por tan excelente investigación sobre Cuerámaro.

    ResponderEliminar
  2. Mario Oscar Maldonado, agradezco el comentario y el interés por estas publicaciones. Hasta donde mi tiempo y la vida me lo permitan, seguiré con esta pasión por la historia de mi pueblo, heredada de mi abuelo, el señor José Vicente Canchola Cortés.
    Los artículos que publico están basados en la información que he obtenido como resultado de una larga investigación en diversas fuentes primarias y secundarias, que inicié allá por 1975, y que nunca termina... El primer fruto fue la publicación de mi libro "Cuerámaro... desde los muros de una hacienda", que fue publicado en una segunda edición por el Gobierno del Estado de Guanajuato como parte de la Colección Bicentenario.
    Un saludo, y espero seguir contñándolo entre los lectores de este Blog y de Cuerámaro Histórico.

    ResponderEliminar

Todos tus comentarios serán bienvenidos y serán transmitidos al autor del artículo comentado. Sólo te agradeceré guardar la cortesía y el respeto necesarios para la mejor convivencia.